Presentación

Saltar, volar, caer, pararse, correr, frenar, mirar. Controlar, ajustar, tensar, romper, soltar, abrir, dar, recibir. Estabilidad, miedo, cambios, dinamismo, ciclos, ciclos, ciclos.

Me gusta pensar mi actividad como director como un reflejo de mi personalidad y de mi manera de ver el mundo. Busco conscientemente la apertura, repensarme constantemente como persona y artista, deconstruirme. Disfruto de invitar a los integrantes del grupo a formar un equipo, a involucrarse, a ser parte, a proponer y a enriquecernos compartiendo. El balance entre decidir y convocar al debate es uno de los ejes principales para lograr buenos resultados que se mantengan en el tiempo y evolucionen.

Veo a la música coral y vocal como un mensaje potente para la sociedad. Distintas voces se entrecruzan, se unen y se separan, se tensan y se relajan, se acercan y se alejan, y forman un mundo en el que conviven distintos colores, historias y experiencias. Esta convivencia puede ser más estática o más dinámica, con ciclos más cortos o más largos y siempre con sus ricas particularidades. Con una conducción y un trabajo en equipo adecuados la convivencia prevalece, cada uno cediendo un poco y ninguno cambiando su esencia. Para cantar en un coro sólo se requiere la voz y eso achica, lejos de eliminar, algunas diferencias. Es un pedido a voces de una sociedad más justa y una muestra de una felicidad inmaterial.